sábado, 10 de septiembre de 2011

¿Qué es el teatro?


¿Qué es el teatro?


Obviamente es un arte, y por lo mismo está conectada y relacionada con las demás artes, pero a la vez tiene algo que lo hace ser un arte único.
Según entiendo el teatro es el arte de evocar: personajes, historias, emociones, conflictos, momentos climáticos y dramáticos; y llevar todo eso desde un inicio hasta una conclusión. Evocar, no enunciar, ni mencionar, ni dibujar, ni fingir, ni referir; sino que estén ahí, en tiempo presente, en el lugar de los hechos ante el ojo de todos.
Como las artes son un reflejo de la vida, y el teatro obviamente lo es, porque entre otras cosas nos muestra la vida de personajes históricos o ficticios, hay momentos en que me cuesta trabajo distinguir donde es vida y donde es arte; donde acaba el actor y donde empieza el personaje. Pero por obvias razones el teatro no es idéntico a la vida, porque en el teatro hay un espacio limitado, un tiempo muy limitado, unos recursos muy variados, generalmente limitados, los personajes que se busca ver en teatro no son los cotidianos, sino los extra cotidianos, la energía de los personajes no es baja, sino alta incluso cuando están muriendo. Sé que el teatro es algo que me gusta, desde niño siempre me ha agradado ir al teatro, aunque no he ido tanto como desearía, pero eso lo puedo decir como espectador, público o entusiasta del teatro, no como teatrero. Pero sospecho que si un resumen es un libro de texto sin paja y un cuento es una novela sin la paja, el teatro es una parte de la vida sin paja; breve, sintético, directo a lo que importa verse y sentirse.
Lo que sí es obvio, independientemente de lo que parezca es el teatro es un trabajo que requiere disciplina, esfuerzo y constancia; la planeación en el teatro es “antes de”, incluso en la improvisación o en los ejercidos, hay que estar prevenidos desde el primer segundo disponible y no esperarse a que uno está ya parado en el escenario para querer sacárselo todo de la nada, y una persona sin entrenamiento o al menos una idea clara de lo que debe hacerse o no puede parase ante un público y decirse a sí mismo actor y no actuar.
El teatro es trabajo de equipo y un medio de expresión; y para hacerlo se necesita respeto y confianza en los demás, sensibilidad, expresión corporal, concentración, relajación, atención, memoria, humildad, fuerza, arriesgue, seguridad, claridad para expresarse y conocimientos sobre de arte, sociedad y vida; en pocas palabras todo lo que me ha faltado desarrollar como persona.
Leí que para hacer teatro en sí, solo se necesita de una persona que actué, y de una persona que observe y a partir de ahí todo lo demás que no sea la preparación para actuar puede ser útil o necesario, pero no es indispensable. Por eso el teatro, independientemente de si es el espacio, las luces, el maquillaje, el vestuario, el movimiento del cuerpo y el marcaje coreográfico de los actores; yo siento que es algo que transforma a quien participa, ya sea como interpretare/protagonista o como testigo/espectador porque se tiene una especie de sensación ritual en la forma en que se transmite de uno a otro, y se retroalimenta después, pero no sé cómo explicarlo esto con detalle.

¿Qué es lo importante?

A mi parecer un elemento clave del teatro es el personaje, porque al menos a mí, me es difícil imaginar una historia sin personajes, aunque se trate de personajes abstractos o absurdos.
Pero tanto o más que el personaje o los personajes, es la relación que existe, esos aspectos que unen, separaran, friccionan o fluyen. El personaje siempre está en relación consigo mismo, con otros, con su medio, con su época y con el Cosmos; es una verdad tan grande, que de hecho aplica a las personas también, y que antes de estar estudiando teatro la he venido pasando por alto tantas veces, aun sabiendo que todo está en relación con todo, no había sido capaz de captar de donde parten dichas relaciones.
En mi forma de pensar, en la narración y el cuento o en nuestros días la novela y el cine, tratan sobre los conflictos que surgen en las relaciones humanas, principalmente en el individuo, en la familia, entre los amigos; en la fábula y en la épica o en nuestros días en el teatro y en la ópera, el corazón del drama que es el conflicto se ve claramente, a mi perecer de forma muy particular en las relaciones que tienen los personajes consigo mismo, con su medio, con su sociedad, con su realidad, con su mundo o con el sistema bajo el cual viven o tratan de sobrevivir, y de las luchas o acuerdos para que esos valores recuperen un equilibrio, un orden y un balance justo y humano aunque muchas veces eso no es posible y nos muestra el final trágico inevitable. Y en la leyenda que hoy día es sustituida por el comic, el manga y el ánime, la relación de los personajes son las que crean o permiten recuperar o mantel el balance de su planeta, de su galaxia o de todo su universo, lo que llaman el drama cósmico en el que los dioses y los semidioses pelean por lograr el bien común de toda la humanidad a través de la relación entre todos estos.
En el caso del teatro, el factor que lo diferencia de los demás es la progresión, ya que en la literatura y el cine no urgen, y si fallan o faltan cualquiera se puede saltar página o regresar la video o el dvd; y en el cómic, el magna y la novela por entregas, si se necesita mucho de la progresión, pero es un poquito menos indispensable que en el teatro, se tiene la libertad de que suba o baje un poco o caiga y se retome un poco, es más necesaria el seguimiento y la consecución y más útil la continuidad y la continuación; pero en el teatro no se puede dar ese lujo, porque al ser e vivo no se puede manejar el tiempo de lectura ni aunque fuera teatro filmado; y como se está limitado a un espacio y a un tiempo determinado, no se puede extender o continuar eternamente como una serie interrumpida de capítulos a lo largo de los días y las semanas (anquen para mí sería increíblemente maravilloso y divertido poder lograr algo así), y como una obra de teatro sin progresión puede llegar a ser floja, aburrida o poco interesante, hay que ser muy cuidadoso con eso, así se trate de un ejercicio para mostrar frente a los compañeros; este tema es de los que intuyo que son de los más importantes, pero por más que quiero ya no quiero extenderme con él para este informe, porque no comprendo al ciento por ciento que es la progresión, cuál es su proceso, su realización y su propósito en el teatro; o que se necesita para lograrla tal cual debe ser. Y sobre todo va más allá de mi racionamiento si una entrada absolutamente espectacular es tan importante, ¿cómo se puede lograr construir una progresión que sea aún mayor después de hacerlo?

¿Qué es necesario?

Pero volviendo a tocar el tema de fondo y forma, el teatro necesita un trasfondo, que sea verdadero y honesto, nacido de una experiencia real, que es tan humana y viva que se tiene la fuerte necesidad de compartirla con otros.
Mientras que algo hueco, que solo fue hecho por hacer, por no dejar, por cobrar un cheque o vender boletos, por presumir lo mucho que se sabe del tema, por cumplir con un trámite, o por pretender ser artista, nunca va a ser del todo verdadero.
Y disfrutar, al menos como espectador, yo he disfrutado cada obra de teatro que he visto, con un par excepciones que describen muy bien en el párrafo anterior, y me gustaría poder ser parte del teatro y disfrutar hacerlo, y ya no solo observarlo.

Acción… Ya hace un par de meses tratando de redactar un dialogo para ver si soy capaz de escribir una teatro, una amiga me comentó que el lengua del teatro es la acción, no la palabra que eso corresponde a la literatura; y ciertamente note que en todos los ejercicios que se hicieron en la semanas, lo que expresaba eran las acciones físicas, si bien es cierto que algunos le agregaron la voz, era lo que exteriorizaban de sus ideas, imagines, miedos, sentimientos, dolor, angustia, llanto, violencia, agrado, furia o disfrute lo que me transmitía algo; y pensando en el comentario sobre el movimiento interno del personaje, estoy deduciendo que acción no por fuerza implica movimiento externo, sino hasta el simple hecho de estar sentado o parado toda la obra sin soltar el personaje es importante u necesario.
Aun así y aunque no lo comprendo del todo, lo que más recuerdo y lo que me resultó llamativo como por momentos en un par de ejercicios, es que dos o más chicos parecía que se coordinaban o se ponían de acuerdo para formar una especia de gran cuadro casi como si hubieran tomado una fotografía durante una obra de teatro ya montada. Sobre ese tema se mencionó mucho sobre cómo se combinan las energías, yo aun no entiendo ese tema, pero algo dentro de mí me dice que es de lo mejor que sucede en el teatro y que depende de muchas cosas a la vez, no sé cuáles sean, supondré que incluye personalidad, disposición, química personal, intereses, historia personal,  signo del zodiaco, intuición, bagaje cultural, tiempo de trabajar juntos, familiaridad en los rasgos, a.d.n. y buena suerte influyen; por mencionar algunas, pero la verdad no sé discernir cuáles son las verdaderamente necesarias.

Pero entre lo que vi y oí sobre los comentarios acerca de desnudarse, metafóricamente hablando,  me da la impresión que lo más necesario y vital es ser sincero con lo que se está sintiendo y exponerlo hasta las últimas consecuencias, pero eso va en los dos temas que siguen.